Encuentro de asambleas territoriales

By Enero 25, 2020Sin categoría

El sábado 18 se realizó en la Usach el primer Encuentro de Asambleas Territoriales, convocado por la Coordinadora de Asambleas Territoriales (CAT). La CAT en sí se originó a partir la articulación de varias asambleas de Santiago centro, a las que se fueron sumando otras y creciendo. Yo asistí a su evento como miembro de nuestra asamblea pero a tono personal, porque fue sin consultar con la comunidad. Por eso, cuento aquí lo ocurrido.

Según dijeron los mismos organizadores, la asistencia superó con creces lo que anticipaban. Yo diría al menos varios cientos, dicen que más de mil personas habían, representando asambleas y cabildos de Santiago principalmente, pero también con presencia de fuera de la región. Hablé brevemente con un chico que decía venir en representación de algunos cabildos de Valparaíso, que estaba registrando en video entrevistas con otros asistentes, y con una señora que venía del sur. Por la cantidad de gente, el evento se retrasó más de una hora en lo que solucionaban problemas de logística.

Además de las asambleas, también habían algunas organizaciones convocadas, como la ACES y Chile Despertó Internacional. Esta última fue interesante descubrir. Conformada por chilenos y amigos de Chile en el extranjero, son “una red de asambleas en ciudades del mundo comprometidas en apoyar las demandas populares y las movilizaciones en Chile”, según ellos mismos se describen. La chica en el stand con la que conversé vive en Chiapas, México. Me contó del cambio que se vivió después del 28 de octubre, los chilenos en su ciudad conociéndose por primera vez, juntándose a tomar once y a discutir la realidad chilena.

El evento principal consistía en una dinámica para identificar las principales prioridades en cuatro ejes: proceso constituyente, poder territorial, derechos humanos, y agenda social. Muchas salas de la Usach se usaron para recibir a grupos de unos treinta o cuarenta, quienes se repartían en cuatro mesas. Aquí cada quién escribía en un papel lo que sería la prioridad de su asamblea, relativo a cada uno de los cuatro ejes. Terminado esto, cada mesa se destinó a uno de los ejes, y los participantes se repartieron. Yo me senté en la mesa de poder territorial. Aquí leímos lo que habían escrito todos, y discutimos cómo reducir las diversas opiniones a un “papelógrafo”, que era la tarea que teníamos. El tiempo reducido y el proceso mismo no dió para un buen resultado, digamos que a lo sumo logramos un esbozo parcial, teñido por las opiniones de los participantes y no necesariamente representativo de la opinión en los papeles.

La instancia fue interesante. Fue energizante ver a tanta gente congregada, discutir un poco con algunos. Aunque el proceso de deliberación me pareció deficiente e insuficiente, creo que como experimento frutos sí dió, y ojalá siga avanzando esta y otras instancias de valoración y ejercicio del poder territorial.

Leave a Reply